1036. A PROBLEMAS, SOLUCIONES.
BEATRIZ MEJÍAS LOZANO | MARLENE

Hoy no llueve y es miércoles. Nada nuevo que me inquiete más allá de una guerra, una tormenta de arena o mi madre diciendo que no encuentra aceite de girasol en el supermercado de la esquina.
¡Qué manía con el aceite de girasol! Si no usamos casi ni aceite con sus interminables dietas.
—Rodrigo, ve al mercado a primera hora, por favor. Me voy al trabajo. Trae leche, yogures y si encuentras aceite…… del que sea…… también. Te dejo dinero en la bandeja de la cocina junto a la cafetera.
—Oído. No te preocupes.
—Gracias, cariño. No sé qué haría sin ti. ¡Adiós!
«Descansar, fijo», me digo en silencio.
Me ducho, desayuno, me visto y salgo con mi carrito de la compra. Una vez en el super la estrategia es clara: conseguir la lista de deseos de mi madre. Y bueno…… en algunas cosas soy un tipo con suerte.
Suena el móvil.
—Rodrigo, soy Pablo.
—Hombre, Pablo, ¿ qué tal?
—Quería verte e invitarte a unas cervezas.
—¿Y eso?
—Tengo curro desde hace unos días.
—Genial.
—¿A las siete donde siempre?
—Vale.
Una buena noticia. El día va mejorando… consigo la lista de la compra de mi madre, mi amigo Pablo tiene trabajo y me invita a unas cervezas… bueno… esto marcha… algún día me llamarán para trabajar en un cole.
Pablo y yo nos reunimos y conversamos sobre nuestras cosas.
Estoy contento por Pablo. Es un buen amigo. Me preocupa eso de que tiene espasmos oculares desde que ha empezado a trabajar. Una baja laboral nada más empezar en su nuevo puesto es una faena. Yo no tengo un curro, pero y si… cuando me contraten, empiezo a tener síntomas…… debo prevenir… sí, eso es lo más sensato.
Miro en Google. Tecleo en el buscador: causas de los espasmos oculares. Me aparece: los principales motivos que pueden causar la contracción del músculo del parpado son: el estrés, la cafeína y el alcohol.
¡Puf! ¡El estrés! ¿Qué estrés tengo?… Veamos.
Estudiar… estudio… poco… tampoco es que estudie…
¡Puf! Trabajar ya ni hablamos… trabajar, no… la cosa está mal.
¿Estrés? No, lo quito.
¿Cafeína? Me tomé un café y luego un café con leche… sí, café… café.
Alcohol… hum. Es verdad… me estoy pasando. El alcohol… quizás. Alcohol de más… quizás me he pasao… la sidra… las celebraciones… sí, sí, reconozco que es una causa probable, sí…… pero no voy a fallar a los chicos… alcohol va a caer… sí. Eso no me lo quitan ni los médicos.
Y bueno… ¡migrañas! Pone en la página web que también se pueden sufrir migrañas… … migrañas, tampoco.
Bueno, de algo hay que morir. Pablo no debe preocuparse. Lo del párpado ya pasará. Yo, de momento, no sufro de espasmos oculares. Y por lo que he leído: no soy un potencial candidato. Bueno… y si me tiembla el párpado… pues, nada. Uno se pone su chándal pseyé y tira pa el campito.