Aburrida
Miguel gacio armendariz | Miguel Gacio

2.3/5 - (3 votos)

Son las dos y media de la tarde, llevo desde la un y media, agutando este Peñazo, que tío más aburrido, espera que pille a Sarita, según ella, este tío era interésate, y además calvo.

No tenemos nada en común, no le gusta leer no le gusta el cine y odia bailar, no si al final va resultar que la rara, soy yo, y además calvo.

Menos mal que ya tomamos el postre, lo no quiero café, quiero escapar de esta cita inmunda, de este aburrimiento máximo de alguien que solo sabe hablar de lo fantástico que es hacer deporte y la vida sana, y además calvo.

Para colmo, para mejorar la cita, me dice que pagamos a medias, que el está por la igualdad y no me quiere ofender, pues tío sino me quieres ofender,! paga al menos la cena! Y además calvo.

No, no quiero que me lleves a casa, no quiero nada de ti, que me olvides y no me llames más, no te atrevas, ni como amigos, ni como vecinos, ni conocidos, no me añadas al Instagram, mira que hacerme pagar la cena con la escusa de la igualdad, y además calvo.

Llego a casa y me meto en la ducha, a ver si así olvido este* magnífico dia», llamo a mi amiga Sara para darle las gracias, cuando termino, me pongo una copa de vino y una película de Netflix en el sofá del salón, me quedo dormida pensando el mi cita que además era calvo.

Me despierto sobresaltada, y húmeda me quedé dormida en el sofá y ahora estoy en el suelo en medio de un gran charco de sangre, mi cita me había seguido hasta casa y aprovechando que estaba en la ducha, se colo en mi casa, esperando agazapado a que me quedara dormida, y con un cuchillo de la cocina me rajara el bajo vientre, se que mi muerte es inminente, pero lo peor de todo es que me tengo que morir y la última imagen de mi vida es un puto tío con un cuchillo mirándome, con cara de loco y que además, es calvo.