1364. ALERTA OLE PARA LA SECCIÓN E.F.
Marina Heras Aguilar | Sardina Enlatada

Estimado compañero/-a/-e,
Te escribimos porque corres un gran peligro: son tiempos difíciles para el escritor frustrado. Ambos sabemos que no supone ninguna novedad con respecto a la situación actual, pero ahora más que nunca debemos permanecer unidos en nuestra mediocridad. Sí, cargamos con el peso de los tópicos y la vana esperanza de saber recomponerlos de una forma original; sabíamos a lo que nos enfrentábamos cuando aceptamos este trabajo. Vivimos con la impotencia del querer y no poder, con la envidia a nuestros héroes y nos lamentamos sin necesitar un muro. Siempre dependiendo de las palabras: bendita perdición.
Queremos llamar a todos los Benedetti venidos a menos, a los Bécquer que aún sueñan con la poesía sublime, a las Austen pasadas de rosca… En resumidas cuentas, a aquellos que tienen un complejo de inferioridad literaria real: acabamos de descubrir casos de éxito que no nos corresponden. Cada vez más son los libros que se publican con nuestro sello, por lo que el público aumenta proporcionalmente al número de ejemplares vendidos y difundidos por los medios. Como consecuencia de este ultraje, ahora somos una metáfora de la realización personal e intelectual. Peor aún, están alentando nuestro ego artístico de una forma tal que llegamos a penar que cualquiera de nuestros textos tiene la calidad suficiente como para considerarlos “buenos”.
Si estas palabras te han ofendido, quedas oficialmente expulsado de la profesión. Significa que hemos llegado demasiado tarde y fracasado en nuestro intento de recomponer las bases de la Organización.
Sentimos comunicarte que has dejado de ser un escritor frustrado, por lo que te damos la enhorabuena: el martirio ya no es problema; tendrás más tiempo libre y menos dolores de cabeza frente al papel en blanco. Te has ganado el jersey negro de cuello cisne y la fotografía monocromática. Rellena el formulario que encontrará en el sobre para cumplimentar tu salida oficial de nuestro sector.
Por el contrario, si aún confías en la lucha por el uso de las comillas latinas y en el tono irónico al referirte a la «Literatura actual», aconsejamos el empleo prudente del cuaderno de campo y reducir drásticamente el número de lectores a los que asaltas con tus nuevas creaciones.
Hasta nueva orden, recomendamos escribir en soledad con música deprimente –siempre respetando el criterio individual de la decadencia, pero Sufjan Stevens es una apuesta segura–, indicando o incluso exagerando la mediocridad que nos caracteriza. Para ello, sugerimos retomar las lecturas trascendentales que te dieron el incrédulo deseo de Escribir.
Sabemos que son medidas extremas y crueles, pero es la única forma de recuperar la fe perdida.
Esperamos que esta situación cambie pronto, aunque no somos demasiado optimistas. Por este motivo, te necesitamos.
Recuerda el lema:
Escribimos bazofia, sabemos que lo es y no dejamos que digan lo contrario.
Atentamente,
La OLE (Organización para la Libranza de Escritores)