139. ALMOHADA
Marisol Rozo Rozo | Flor de Lis

Almohada

Amira duerme sin almohada, en su cama no hay nada más que sábanas, algunas veces si quiere leer, usa los cojines grandes del sofá, pero salen volando en cuanto cabecea.
Así es desde pequeña, su madre se esmeraba por ponerle una almohada, le compró varios tamaños y colores, pero terminaba siempre dándole una patada y tirándola al suelo.
Hace unos meses Amira sale con Ramiro, él se queda a dormir, pero debe traer su almohada, y, no la deja en casa de ella porque no quiere dar la impresión de que se quiere quedar a vivir, si ya lo del cepillo de dientes es un mensaje claro, pues imagínate lo de la almohada. Así que Ramiro cuando se va a ver con Amira lleva una bolsa abultada a todas partes. En el autobús, al trabajo, si van a cenar o a comer.
Después en la mañana se lleva la bolsa esponjosa a desayunar. Ahora usa la almohada como apoyo en todas partes, si, llama la atención, sobre todo en los compañeros de la oficina. Después de comer pasa por el parque se sienta en un banco, y ya que lleva la almohada se hace una siesta; también la ha empezado a usar en el espaldar de la silla del trabajo y en el autobús. Lleva la almohada allá a donde va, aunque no vaya a ver a Amira.
Cuando van al cine ella le reclama que lleve esa almohada siempre, pero él le dice que, si no después cómo duerme en su cama, a Amira le parece ridículo el tercer miembro en cuestión, entonces accede a que deje la almohada en la casa, total la puede meter en un armario y no la verá. Para Ramiro es extraño caminar sin el bulto que lo acompañó durante tanto tiempo, se siente abandonado, pasa por la vitrina de una tienda de camas y se queda mirando el escaparate, entra, elige una almohada y se la lleva, recobra la confianza, la abraza, se siente feliz y acompañado. Amira no lo quiere volver a ver si no deja esa almohada en su casa, pero él no acepta y se dejan de ver.
Unos meses después Amira sigue sin dormir con almohada, pero Amaranta su nueva novia descansa plácidamente sobre la almohada de Ramiro.