AMIGAS
ESTHER ARISTIETA ENCINAS | ITACA

4.5/5 - (55 votos)

Después de muchas vueltas papa por fin ha encontrado el instituto. Mamá se lo decía al salir de casa, también se lo dijo ayer: te vas a perder, Manuel. Y se ha perdido.

Mamá no ha venido, las cajas están por todas partes y ella continua organizándolo todo. Tres meses hace que nos mudamos. Creo que si me meto en una de esas cajas y desaparezco no me echará de menos. Me gustaría ver su cara cuando, después de un tiempo, abra la caja y me encuentre allí metida. La imagino diciendo con cara de sorpresa: ¿Y esto?¿Qué voy a hacer con esto?

El caso es que llego tarde. Mi primer día en el Insti y ¡llego tarde!.

Papá me deja sola deseándome un buen día. La vida es una mierda. Me dan ganas de ir a dar de comer a los patos y volver mañana como si nada, ¡pero a la hora!.

Creo que todavía podemos entrar, oigo una voz a mi lado. Es más alta que yo, desgarbada y con gafas. En ese momento no lo sé pero seremos amigas para siempre. Reiremos, lloraremos, compartiremos piso, gato y una atracción irresistible por el desastre y la ruina.

Las dos miramos la puerta del instituto como si fuera material radioactivo.

Lleva algo en la mano ¿Qué tienes ahí? le pregunto.

Un caracol ¿Quieres verlo?

Extiende su mano para enseñármelo con gesto torpe y el caracol cae al suelo en el mismo momento en que yo levanto el pie para acercarme a mirar

¡Crash!