Atracciones fuertes
Patricia Collazo González | Lucía Anderson

Votar

Sufriendo lo indecible por amor, nos montamos separados en el tren del terror. Quería hacerlo contigo para robarte un beso en la oscuridad, y pedirte matrimonio, pero tus amigas insistieron: chicas por un lado y chicos por otro.

Reconocí tu voz gritando varios carritos delante del mío. No podría asegurarlo, pero creí oír que tu grito contenía mi nombre.

Cuando salimos y te vi abrazada al tonto de sexto que se llamaba igual que yo y que te estaba esperando con una nube de algodón, me sentí morir. Me costó seis pases en el toro mecánico, quitarme la pena de encima y volverme a enamorar.