Bajo el hechizo del mar
SILVIA GONZÁLEZ VAQUERA | Silviabn88

1/5 - (1 voto)

Simplemente ocurrió, como si nada fuese a preocuparle. Como si no existiera el más allá, con rumbo a lo desconocido sin querer mirar atrás. Y allí estaba ella, sentada junto al mar mirando el horizonte y las gaviotas volar.

¡Qué bello paisaje! – dijo él.

Ella sorprendida se giró y después de unas miradas le sonrió.

Se sentó a hablar con aquella muchacha de pelo oscuro y sin quererlo se enamoró.

Ocurre cuando menos te lo esperas, cuando más tranquilo estas, cuando no buscas nada más que la simple soledad. Justos recorrieron ese amanecer, entre risas y miradas cómplices llegó un precioso atardecer. En un beso profundo, él se perdió en aquella bella mujer.