933. BENDITO INFIERNO
Manuela Rojas Jimenez | Noly

Hace 10 años, cuando mi hijo decidió hacer su «primera comunión» yo pensé…¡¡ –¡¡Pufff madre mía el pastón que se me va a ir!! -Pero dónde me di cuenta de las inquietudes que provocó en mi hijo.
Su catequista, un hombre con barba blanca inmaculada, te hacía cuestionar si en verdad era un apóstol de Jesús, se afanaba en contarle a mi hijo la diferencia entre el cielo y el infierno.
En fin…una tarde tranquilos en casa mi hijo y yo, estábamos preparando el examen de sociales que tenía para el próximo día, el tema era sobre volcanes, -la tarde prometía- lo vi muy interesado en el tema, incluso más de lo habitual. Conforme avanzábamos yo notaba en su expresión que algo no le estaba quedando muy claro, fijó su mirada en mí y pensando la pregunta, dijo:
_¡¡Mama!! -hizo una pequeña pausa esperando a que yo dijera.
_¿Que cariño?
el prosiguió.
_¿debajo de la tierra está el magma noooo?
entonces yo le contesté como una experta en la materia:
-¡¡si claro!! ¿ por qué?
mi hijo se quedó reflexionando y como buscando una solución a su problemón me dice:
_¿es que…si debajo de la tierra está el magma, donde está el infierno?
me quedé helada, no quería desmentir a su catequista que con tanta ilusión le explicaba todo, también pensé:
-No puedo caer tan pronto de ese pedestal en el que me ha puesto mi hijo, momento en el que cree que tengo todas las respuestas a sus preguntas, y va y se me ocurre decirle:
_¡¡El infierno esta más abajo cariño!! ¡¡más abajo!! ¡¡por eso hay fuego en el infierno!!
se quedó mirándome con los ojos bien abiertos y pasó por mi mente la duda de:
-se lo habrá creído o me mirará con esa cara que pone todo niño de…¿en serio?
agachó su cabeza para, segundos después, mirarme y decir:
_¡¡pero mamá!! ¡¡más abajo esta el núcleo!!
_¡¡pues ahí cariño!! ¡¡ahí mismo, dentro del núcleo!!
yo quedé satisfecha de mi respuesta y me escapé a fregar los platos del medio día.