BENDITOS TACOS
Monica Ixchel Castillo Salgado | Rayo de Luna

5/5 - (1 voto)

Guacamole con chicharron, un agua de guayaba, barbacoa con su caldito y unos tacos de bistec con queso. Claro que todo para compartir. Eso fue lo mejor de la noche. ¡Que tacos!

Empezamos a hablar de varias cosas……artes marciales y…..pregunte:

¿Y que haces el fin de semana? Nada, trabajar.

¿Y durante la semana después de trabajar? Trabajar.

¿Y en las vacaciones?…..bueno, no me dijo que trabajar pero yo ya me estaba anticipando a la respuesta. La vibra era muy rara. Como si estuviera hablando con un robot. Completamente inexpresivo. Parecía mas vivo on line que en persona. ¿Tiene eso algún sentido? ¿Cómo puede alguien ser mas interesante a través de una pantalla de ordenador que en persona? ¿Quizá estaba cansado? No, no era cansancio. Simplemente, no había química.

¿Sabias que las buenas conversaciones son como una montaña rusa? Empiezan abajo y poco a poco suben…bajan un poco, dan un giro repentino e inesperado pero vuelven a subir. A veces, de la emoción, aguantas la respiración. Te quedas en silencio sorprendido. Es tan emocionante que nadie habla pero te sigues comunicando con los ojos o los gestos. De repente las palabras vuelven y suben y suben y suben y hay mas y mas energía y entusiasmo y de repente…llegas a la cima de la montaña. ¡Al climax! ¡Gritas, ríes, sonríes y a veces hasta lloras! ¡Que buenas son esas conversaciones!

Pero esta no fue así. Mas bien fue como una montaña rusa para niños. Empezó abajo y…se quedó abajo…conversación plana, plana, plana, plana…congelada.

Por suerte, había tacos.