1389. BESO QUE ENGANCHA
NURIA GARCES GIMENEZ | VITA

Era un bonito atardecer de verano . Estaba apoyada en una máquina de juegos, escuchando la música ensimismada mirando el mar .
Mi persona favorita se acercó lentamente susurrando a mi oído ¿qué quieres tomar? , anticipando un suave y leve beso en mis labios antes de darle una respuesta. Nuestra química corporal creció y tomando posiciones para un apetitoso y largo beso, mi mano se apoyó en la máquina en el mismo instante, que me besó profundamente. Sentí que pasaba la corriente y subía por mi brazo hasta llegar a los labios , pasando de mis dientes a los suyos , de mi boca a su boca, de mi cuerpo a su cuerpo. Dió un salto y me preguntó ¿ como lo has hecho?. Ha sido el beso más electizante y con más energia que he sentido nunca. Dame otro !!!!.
Le contesté que nunca hay dos besos iguales, no se vayan a chamuscar las lenguas.