Capas
Patricia Collazo González | Lucía Anderson

Votar

Procuro mirar para otro lado, pero nunca lo consigo. Así paso cada madrugada junto al escaparate en el que despliegas tus cartones. A las seis, cuando salgo taciturno a trabajar, la ciudad y tú os desperezáis al unísono. Podría intentar no reconocerte, pero para qué. Aunque estés mayor, la cicatriz en forma de rayo sobre la frente es inconfundible; tus gafas redondas. ahora sin cristales, también. Y la lechuza que ulula hambrienta a tu lado, otro tanto. Montado en el Cercanías me pregunto: ¿Por qué no usas tu capa de invisibilidad y me ayudas a olvidar cuando por primera vez creí en la magia?