CAPPUCCINO
RT | RT

4/5 - (206 votos)

CAPPUCCINO

Me gusta todo de él desde que lo vi en el parque. Cómo camina, su manera de vestir, esa forma de moverse, con tanta confianza. Tiene algo…como que parece estar concentrado, que le da un no sé qué. Me gustó mucho el otro día, cuando estaba sentado con sus amigos, que se acercara mirándome con esa sonrisa de lado y me invitara a quedar. No dejaba de mirarme a los ojos, como si no hubiera nadie más en el mundo.

Estoy un poco nerviosa. ¿Estaré guapa? Me he puesto el vestido verde, que según mi madre, es el que mejor me queda, me hace más alta y con mejor tipo, y me he maquillado. Hace unos meses hice un curso de maquillaje y me ha venido genial para combinar colores y resaltar mis rasgos.

¿Qué será lo que más le atraiga de mí? ¿mi boca?, ¿mis ojos?, mis pechos?.

No voy a pensar más, porque me pondré tensa y eso no me viene bien. Ahí llega.

– Hola.

– Que guapa que estas.

Empezamos bien.

– Me he pedido un café mientras te esperaba, un cappuccino que me encanta, con su espuma y canela.

– Ya veo.

– ¿Quieres algo?

El bar es algo ruidoso. Los camareros van de un lado al otro. Quizás no sea el lugar más apropiado, me hubiera gustado una terraza, en un barrio con jardines…una esquina bonita, con algún artista callejero tocando alguna canción estilo francesa.

Hay mucho ruido, los coches, la gente que habla alto, mi madre que no para de escribirme.

– ¿Quién es? se refiere a mi telefóno.

– No sé, debe ser mi mamá que me estaba escribiendo.

Me atrae esa forma que tiene de mirar por la ventana, como si deseara algo, y a su vez, esa mirada triste, como un perro abandonado.

– No te creo.

¿A que se refiere? ¿A cómo soy yo? ¿Tengo algo que resulte falso?

-Dame el teléfono, quiero ver quien es.

No sé qué decir. Lo noto más tenso que cuando entró. Quiere ver quién es.

– ¿Cuál es la clave?

– 8870.

Ya va a ver que es mi Mamá. No tengo nada que ocultar. No soy de engañar. También puede ser el mensaje de algún chico, pero le puedo explicar que no tengo nada con ninguno. Espero que no se enoje. Me encanta. ¡Que no se enoje, dios por favor! No sé qué haría si se va. Por favor que no se vaya. Quiero que se quede junto a mí, siempre.