COMO UN BESO DE AGUA
GABRIEL NAVARRO ESTEBAN | Angel "elqueescucha"

1.5/5 - (2 votos)

Fue una noche de hace ya más de doce años, entre la travesía de la vigilia al sueño. Allí, donde la conciencia se disuelve, cuando el cuerpo ya no se percibe. Fue entonces cuando la vi. No fue un instante, sino la fugacidad misma sin tiempo. Mis ojos cerrados mientras mi desazón y mi Yo se diluían en imágenes, frases y palabras que brotaban de alguna fuente que me trascendía; fue entonces cuando la vi. Su imagen en mi mente la vi. Hacía ya más de un mes que ella no estaba, pero la vi. Su rostro se me acercó hasta besarme. Porque tú sigues viviendo a pesar de que tu cuerpo en este mundo murió. Claro que te vi, besaste como siempre lo hiciste y desde el día que de tu cuerpo salí.

Tus labios no hablaban, pero mientras me besaba tus ojos decían:

“Me sentí madre y sigo siendo madre.

Me entregué, no una, sino muchas veces.

Serví, no una, sino a diario y me vistes en tu comida y en tu ropa.

Me agoté de amaros.

Sentía como me comíais y arrancabais un trocito de mi cuerpo y de mi alma todos los días.

Ahora me ves y me comprendes como si un primer encuentro se tratase, pero yo siempre he estado allí”



Entonces te vi, te sentí. Allí siempre habías estado desde que nuestros corazones habitaron el mismo cuerpo.

Todo fue como una caricia, como un beso de agua, como el principio sempiterno de una cita que comenzó con mi primer latido.

**********

Recuerdo haber escrito este manuscrito en aquella libreta que ella me había regalado con ocasión de aquel viaje a Madrid, los dos solos, no huyendo, sino tan solo dejando atrás fugazmente nuestra vida de casados, de hijas, de trabajos y demás preocupaciones y alegrías. Escribí este recuerdo, sueño o vislumbre que tuve, vaya usted a saber, mientras esperaba a que bajara de la habitación del hotel en aquel restaurante de la calle Fuencarral de lámparas colgantes.

– Buenos días, ¿has dormido bien? – le pregunté.

– No lo sabes tú bien – me respondió – solos sin niñas, y a mesa puesta ¡Qué más puedo pedir!