5. COMUNICADO DEL CALCETÍN DERECHO: «ESTA NO ES MI PAREJA»
Marco Antonio Tevar Asensio | Marco Tevar

Puede que no sepáis quién soy, pero soy uno de los calcetines que componen una pareja de calcetines únicos, especiales y enamorados. Quería haceros este comunicado exponiendo mis problemas y exigiendo ciertas soluciones que se deben cumplir cuanto antes.

Me gustaría decir ante todo que soy un calcetín casado y estoy muy enamorado de mi pareja, el calcetín izquierdo de color negro con franja azul arriba, es mi alma gemela y siempre estamos juntos, incluso en la lavadora nos mantenemos unidos.

La semana pasada se me emparejo con otro calcetín, con otro que no era mi amada churri, ni siquiera se le parecía en el tejido ni en el color. Fui juntado con un vulgar calcetín de mercadillo de los que se venden junto a las bragas, el cual tenía un tomate en la punta de su cuerpo, un despropósito se le veía todo lo de dentro, y ni se avergonzaba. La cosa fue a más, en vez de subsanar el entuerto al momento, me metieron en el cajón de los calcetines con esa vulgaridad de calcetín ¡Que además no conocía de nada! Estuve con él días, y solo me hablaba de que echaba de menos a su familia, que iban en un pack de 3 pares por 1 €. Era un conspiranoico, decía que su familia se habían convertido en marionetas, y le había cosido extremidades y órganos falsos.

¡Menudo chiflado tuve que aguantar, y todo ello lejos de mi amada!

Luego cuando por fin se me dio el uso por el cual fui creado. Me usaron para lo opuesto para lo que fui diseñado, en vez de ser introducido para cubrir, proteger y dar servicio sagrado al maravilloso pie derecho fui obligado a dar mi valioso tiempo y energía al asqueroso pie izquierdo, que siniestro fue todo. ¡Cada vez que lo recuerdo se me revuelven los hilos!, y todo ello con un compañero vulgar, y sin mi querida amada. Si yo estoy así de mal ¿Cómo estará mi pobre señora?

Soy un simple calcetín que ha sido arrancado de las cálidas hebras de su compañera, me sienta enojado, irritado y con sed de venganza. Lo que me lleva a informaros de ciertas exigencias que se deben cumplir lo antes posible, si no habrá consecuencias, y no creo que sean agradables para nadie.

Exijo que cada calcetín sea reunido con su pareja actual, y así poder servir juntos al noble señor, cubriendo sus 2 pies protegiéndolo del frío y de todos los problemas de este mundo. Además, reclamó que cada uno sea introducido en su pie correspondiente, el calcetín derecho en el pie derecho y el calcetín izquierdo en el pie izquierdo, respetando los deseos del fabricante, nuestro amado líder.

Si estas exigencias no se cumplen en un periodo de 30 días iré personalmente a hablar con la lavadora y empezaremos a sembrar el terror, cada vez que se haga la colada secuestraré una prenda, de momento es solo una amenaza, pero se hará realidad si no cumplís con vuestra parte.