…CON LO B IEN QUE PINTABA TODO …
Anna Sala Gonzalez | ANNA SALA GONZALEZ

Votar

… CON LO BIEN QUE PINTABA TODO …



A priori plantearse si un amor a distancia es factible o no, es importante. Para ella unos kilómetros de distancia no eran obstáculo. E incluso pensó que le añadiría emoción.

Se pasaba horas y horas mirando fotos y perfiles en la página web que se había apuntado. Haciendo valoraciones. Era divertido. Había de todo. Pero le gustó un señor, que, sin ser guapo, resultaba atractivo. Francés. Alto. Muy alto. Le gustan así a ella. ¡¡Y despeinado en todas sus fotos!! Pero muy interesante.

Chatearon durante noches. Él no hablaba español. Todo el esfuerzo de comunicación debía hacerlo ella. No importaba. ¡Hacia prácticas de francés!. Vivía en el sur de Francia.

Dominique, que así se llamaba el caballero, tenía casi setenta años. Casi como ella. Le gustaba leer poesía y escuchar ópera. Era urbanista. Antiguo funcionario. La conversación siempre era fluida. Muchos temas en común. Cuando él la llamaba por teléfono hablaba dulcemente. Su voz era cálida. Le pareció un ángel. Amable y correcto como todos los franceses que había conocido hasta ese momento.

Y entonces empezaron a hablar de dónde y cuándo se verían por primera vez. Barcelona o el sur de Francia? Atractivos destinos. Pero no, ella es muy viajera y decidió que sería ella la que se desplazaría hasta Sète.

Alto, grande, vestido deportivamente y con pantalones largos a pesar del calor sofocante, apareció en la estación de tren. Cabellos largos, rizados, castaños y como no, despeinado …. Boca grande y carnosa. Se reconocieron enseguida. Él se acercó, la abrazó y la besó en los labios. Uy que buen comienzo. ¡¡Y parecía tímido!!

Un paseo romántico cerca del mar al ponerse el sol. La pequeña ciudad marinera estaba preparada para los festejos del 14 de julio. Todas las terrazas engalanadas para celebrar la fiesta. Llenas de gente festiva y despreocupada. Y ellos cogidos de la mano.

La invitó a cenar. Un restaurante acogedor en una plaza porticada. Los temas de conversación fluian y su precario francés no era obstáculo para entenderse y mantener una buena conversación. Los fuegos artificiales, magníficos. Un marco idílico. No tenían prisa …

Y llegó el momento de ir al hotel que él había reservado. Fue tierno y cálido en sus caricias. Estaban un poco nerviosos. Se relajaron y en principio se limitaron a bañarse en besos, acariciándose, tocándose con dulzura para ir conociendo al otro … Él era amable, atendo, cariñoso, expectante, efusivo, … amoroso …Una delicia… Un buen principio.

Y bien, qué pasó? Todo apuntaba a la perfección. tenían todos los condicionantes para pasar una noche maravillosa. Empezaron bien. Continuaron mejor.

¿Qué ocurrió?

Pues que nadie había pensado en las dimensiones desmesurades del pene del señor.

¡¡Imposible culminar una relación sexual completa!!

¡¡No le había sucedido nunca a ella!!

Oooooh! ¡¡Con lo bien que pintaba todo!!









Anna Sala González