280. CON UN PAR
DANIEL CASADO DEL OLMO | lokiutor

 -¿Qué tal? ¿Contenta?
 -Bueno…, no sé. Me esperaba otra cosa.
 -¿Otra cosa? ¿Cómo qué? ¡No me digas que el cambio no es impresionante!
 -A ver…, tanto como impresionante…
 -Chica…¡que inconformista eres! Si nos dan diez, tú quieres veinte. ¿Qué nos habían prometido? Dime que no han cumplido palabra por palabra con las condiciones prometidas.
 -Sí, ahí te doy toda la razón. Seré yo que soy muy rara y me hago ilusiones enseguida.
 -Tú me conoces y sabes que he sido reivindicativa como la que más. Y hasta que no lo hemos logrado no he parado. Que había algunas por ahí que se pensaban que a mí me iban a tratar con “favores especiales”. ¡Menudas bocazas! ¡¡Pues aquí me tenéis!!
 -Menos mal que con todo este jaleo no te oyen.
 -Buenoooooo…¡habló doña silencios! Pero que tiquismiquis nos hemos vuelto, ¿no? Me vas a decir que antes era todo tranquilidad, paz y buen rollito.
 -Eso tampoco.
 -¡Ves!
 -¿Sabes lo que llevo muy mal? Lo del comedor. Me vuelvo literalmente loca para saber dónde está. Antes pues…comías en tu sitio…
 -¡Pero eso es acostumbrarse mujer! Estás desorientada aún. En dos días lo tienes. En serio, me vas a decir que lo mismo es estar sin poder moverte en todo el día que esto. Cuando quieres subes al nidal, pones un huevo o dos y vuelves a tu metro cuadrado en el suelo con tus nueve compañeras. ¡En sue-lo!
 -Mi prima es campera…
 -Y dale…