338. DE LOCOS
Raquel Sánchez López | Cangrejomoro

‘-Sé que sus intenciones pueden haber sido nobles. Sé que, al igual que yo, lucha por defender a los más desfavorecidos. Sé que ha sido un detalle precioso el cactus que acaba de regalarme…
Pero no puedo regirme de manera consuetudinaria a la hora de representar su causa, ni apelar a mi espíritu navideño. No puedo dejar pasar lo sucedido. No puedo alegar el simple hecho de rellenar un calcetín de gominolas como atenuante frente al delito de allanamiento de morada entrando en aquella vivienda por la chimenea. Tampoco se tendrá en cuenta que no ha tocado ninguna de las joyas de la familia.
Y ahora, dígame de una vez cuál es su verdadero nombre.
-Santa Claus.
-De locos.