372. DIÁLOGO CASTIZO
María del Carmen Guzmán Ortega | Acuariana

Barrio sevillano a las ocho y media de la mañana. Un autobús lleno de gente y una parada atestada de personas esperando. Un hombre con gafas que intenta pasar más adelante y un pisotón a una mujer de rompe y raja:
–– ¡Eh, tío, con cuatro ojos y no ves na!
El hombre no le contesta. Llega su parada, se baja, se acerca a la ventanilla donde está la mujer y le dice:
–– ¡Señora, que no tengo cuatro ojos, sino cinco!- le dice el hombre mientras le muestra cinco dedos!
–– ¡Pos que te den por el quinto!-fue la pronta respuesta de la mujer.