1403. DIARIO DEL CONFINAMIENTO
LETICIA MARÍA ORTIZ MARÍN | LORMA

Día 1 del estado de alarma.
– El perro, rastreador profesional, huele desde mi casa el celo de las hembras y está hiperactivo. No puedo explicarle que las salidas son limitadas, no me entiende.
– Limpiaré, otra vez .

Día 2.
-Llueve. Eso hace que se disipen los olores y mi perro no quiera acosarme.
-Tengo reservas de papel higiénico, todo va bien.

Día 3.
-El pijama se ha convertido en el atuendo oficial español. Hay gente que ha sido poseída por él y se han mimetizado. Ahora son una sola persona. Carmen Lomana, es de las pocas que resisten y siguen arreglándose.
-Mi hermano dice que hasta que el confinamiento no acabe, no se afeita. Es probable que las barbas también empiecen a poseer a los hombres.

Día 4.
-Pensaba que para este día, ya le habríamos gastado los rodamientos a la bicicleta elíptica… pero cogemos más la PlayStation. Si es que Dios nos hizo perezosos.
-He visto un descenso considerable de memes… empezamos muy fuerte.
-Me ha dado por investigar por qué las gallinas ponen huevos y cómo los forman. Una maravilla.
-Mi madre le llama Spiderman al médico de Granada (Spiriman). Si mi madre dice que es Spiderman, es Spiderman.

Día 5 .
-Van dos meses sin comer comida china y no he muerto en el intento.
-El chaiselongue del salón ha adquirido la forma de mi trasero, creo que se me va a anquilosar.

Día 6.
-También he buscado la reproducción de los moluscos. ¿Vosotros sabéis cómo se reproducen las almejas? Pues eso. Buscadlo ahora que tenéis tiempo.
-El perro continúa en el mismo plan. Ya directamente se me agarra a la pierna.

Día 7.
-Estoy cansada de estar cansada de estar encerrada.
-El volumen y la calidad de los memes es directamente proporcional a nuestro estado de ánimo.
-Enciendo la televisión. TVE: el bicho. A3: el bicho. CUATRO: el bicho. T5: el bicho. La Sexta: el bicho. Si hasta en Sálvame dedican el programa al bicho, imaginad cómo estamos.

Día 8.
-Ayer cogí la bicicleta elíptica. 5 minutos de los 1.440 que tiene un día. Toda una hazaña.
-Tercera clase on-line, y las que queden, pues ya sabemos que tenemos días de casa por delante. Como no tengo con quién practicar, voy a hablarle en inglés al perro… como me conteste, tendremos un problema.

Día 9.
-Si alguien tiene traje de astronauta, escafandra o esnórquel, que me lo deje, que mañana tengo que ir al hospital.
-Voy a permitirme el lujo de cocinar algo de pollo, que es un bien muy preciado en estos tiempos.

Día 10.
-No hay papel higiénico húmedo en Mercadona. Ahí lo dejo.

Día 11 y los que nos quedan…
-Calor, lluvia, calor, lluvia… Hoy mucho calor. Seguro que mañana, mucha lluvia.
-Mi marido está en casa y el perro me ha traicionado. Normalmente sale conmigo a la terraza a tomar el sol, pero claaaaaro, como está papá, está con él en el salón. Ñiñiñiñiñí…
-Dice la profesora que vamos a empezar a dar clases con webcam. ¿En serio voy a tener que peinarme después de once días? ¡Qué perezón! Yo no me conservo en salmuera.

Y continuó…