1431. DÍAS DE FÚTBOL
SILVIA PÉREZ DE BLAS | SIA ROUGE

DÍAS DE FÚTBOL

 

—Ey, tío, ¿viste el partido de anoche?

 

—Sí. Buah, de los nervios me puse. El penalti ese que pitó el árbitro en el descuento no era penalti, ¿cómo pudo pitar eso?

 

—¿Cómo que no era penalti? Era penalti clarísimo.

 

—¿Pero qué dices? Tú igual de ciego que el árbitro.

 

—Ah, claro, ahora resulta que el VAR también estaba equivocado. Eres tú el que sabe más que nadie, ¿no? Fue un penalti como la copa de un pino.

 

—A hacer el pino te voy a poner yo a ti como no te calles, que ya me estás tocando la moral.

 

—Eh, vosotros, parad ya u os echo del bar.

 

—No nos vas a echar tú, a este lo voy a echar yo de una patada en la entrepierna.

 

—¿Tú y cuántos como tú?

 

—Se acabó. <<¿Policía? Tengo aquí en mi bar a dos idiotas que se están peleando y rompiendo sillas. Calle Vega, 16>>. La policía está en camino.

 

—Hola, buenas tardes. Nos ha llamado el dueño diciendo que están ustedes montando un altercado en el establecimiento. ¿Pueden calmarse y contarme qué ha sucedido?

 

—Mire, agente, resulta que estábamos hablando del partido de ayer y me dice mi amigo que lo del descuento no fue penalti. ¿Es o no es para pegarle?

 

—¿Cómo que no fue penalti? Lo dirá usted en broma.

 

—Eh, no. Lo digo muy en serio. Hay que ser ciego para pensar que sí lo fue.

 

—Pero, ¿qué está diciendo usted? No doy crédito.

 

—Estoy diciendo lo que oye, que no fue penalti y punto. Que tengo ya un mosqueo descomunal y al próximo que me diga que fue penalti le calzo un tortazo.

 

—¿Se ha vuelto usted loco? Yo soy la autoridad y le digo que sí que fue penalti y como me lo vuelva a negar le doy un buen porrazo.

 

—¡Que no fue penalti! ¿Cuántas veces tengo que decirlo?

 

<<Sí, hola, ¿policía? Tengo aquí una pelea entre dos tipos y dos agentes de policía. Esto es rocambolesco. Vengan rápido, que entre todos me destrozan el bar. Se han peleado por el penalti del partido de ayer… ¿Cómo que no fue penalti?>>