142. DIFÍCIL ELECCIÓN
Ana Maria Abad Garcia | Manatí

Cariño, tenemos que hablar. Esta situación es intolerable, no podemos seguir así. Por favor, te ruego que hagas un esfuerzo por controlarte y dejes de traer a casa seres abandonados, por mucha pena que te den.
Cuando apareciste con el perro no me pareció mal, es un cachorro adorable y me hace compañía cuando tú no estás. Luego vino el gato, que es algo arisco pero muy independiente, así que apenas da trabajo. Y el loro perdido tiene sus momentos, aunque sea tan malhablado.
La serpiente ya fue harina de otro costal, cada vez que se escapa organiza un revuelo entre los vecinos, y no digamos el cocodrilo, que desde que lo metiste en la bañera no me he podido dar una ducha decente.
Pero esto ya pasa de castaño oscuro. Vas a tener que elegir: o la sirena o yo.