717. DOS RAYITAS
Nuria Gutiérrez Hernández | Millo

Una rayita, una rayita, una rayita, una rayita, una rayita…mierda.

Dos rayitas.

– ¿Qué? ¿Qué te ha dado?
– Soy positiva.
– No me jodas Eva, no me jodas, que estamos a 5 horas de casarnos.
– Tenemos que cancelar la boda, bueno posponerla.
– Pero que ya tenemos todo cerrado desde hace meses: el autobús, el castillo, el catering de Jordi Cruz, los doscientos invitados. Que te recuerdo que mi familia es chilena, Eva, CHILENA. ¿Y qué le digo yo a mi madre? La misma que además no apostaba un duro por lo nuestro. “Mamá ¿te acuerdas de la boda que pagaste muy a tu pesar?, pues resulta que Eva la cancela.
– Sí, seguro que se pone fatal al enterarse de que no me caso contigo…Omnicron es menos infecciosa que ella.
– Espera, espera, podríamos hacerla online.
– Sí hombre, y pasar de aparecer con el vestido de Pronovias al pijama de Hello Kitty del Primark. Paso de que me vean así.
– ¿Y si la hacemos sin ti? No habría que avisar a los invitados, no perderíamos dinero y mi madre no se enteraría de nada. Es genial.
– A ver Jaime, pero ¿cómo cojones te vas a casar sin novia? ¿Tú te estás escuchando?
– Mi prima Daniela se parece un huevo a ti.
– Ya, y ella estaría encantada.
– Pero cariño, lo nuestro es amor de verdad, esto es un mero trámite. Además, tú siempre dijiste que las bodas no te gustaban.
– Ya, pero no la mía.
– Tú piénsalo Eva, en el fondo es un marrón.
– La verdad es que odio ser el centro de atención, y llevo días súper estrada con esto. Si tengo que volver a organizar la boda, me pego un tiro.
– Justo. Además, no bebes nada de alcohol. Siempre te acabas encargando de una de tus amigas borracha. Mira, este es el link de la boda en streaming. Te metes ahí, te pides una pizza, con tu pijamita y tu paracetamol, y tan ricamente.
– La contraseña era la de nuestro aniversario, ¿no?