645. DRAGON BALL RAP
Pedro López Pérez | piterloriz

El joven superhéroe sacó el uniforme de la secadora y vio que tenía un roto considerable en la nalga derecha. Miró en su móvil cuándo iba a llegar de China el pedido de leotardos brillantes que había hecho hace unos días, suspiró y cogió la caja de galletas danesas llena de hilos y agujas para remendar su único uniforme medio decente.
La radio superheróica dio un aviso, y el joven superhéroe murmuró: joder, otra vez a salvar el mundo con los gayumbos por fuera, parezco gilipollas.