414. DULCE DESENLACE
Sheila Acacio Andújar | Felicia Sanz

Es posible que todo fuera culpa mía. Aunque si me hubiera preocupado en conocerla un poco más, nada de esto habría ocurrido. Lo juro, no era mi intención que tuviera un final así. Yo solo quería ofrecerle una fiesta de cumpleaños inolvidable.
Me preocupé de organizarlo todo para que no faltara detalle: música, globos, confeti y una tarta suficientemente apetecible. Pude observar cómo disfrutaba cuando tomó el primer bocado. Creo que fue en el tercero cuando me percaté de que algo no iba bien.
¿Pero cómo iba yo a saber que era alérgica al cacahuete?