1234. EL AMOR EN LOS ASIENTOS DE LAMUCCA
PABLO DOMÍNGUEZ BRAVO | PABLO_HONEY

Querías amar como se ama en las coplas. Sin embargo, no esperabas a tu amor en el muelle de San Blas. Solo esperabas que la Serendipia apareciera fulgurante. Como le pasó a John Cusack cuando cogió, a la vez, los mismos guantes que Kate Beckinsale. Romanticismo y Serendipia son como Casado y Ayuso, aspiran al mismo destino adoptando distintas trampas en su narrativa.

Empezaste el año con esa proactividad que hablan lxs coaches de Instagram. Y pensaste qué mejor manera de hacerlo que con la app “2046”. La aplicación era distinta a las demás, las reglas del juego: el match lo determina el algoritmo creado por el sistema, es la propia app quien elige el tipo de cita y lxs elegidxs no podrán hablar antes de la misma. Solo conocen un seudónimo. Este algoritmo tiene la peculiaridad de encajar a personas en las antípodas en estilo y manera de vivir, filias/fobias. Su leitmotiv es una frase que podría forrar carpetitas-teen: los polos opuestos se atraen.

Vas por la calle Fuencarral con ese tumbao que tienen los guapos al caminar. Repasas tus mejores mantras y chascarillos. “Aporta o aparta”, repites, como si fuera un estribillo de Amaral; quieres meter la frasecita con calzador. Te sientes burbujeante.

Llegas a Lamucca y ves que se gira una chica con gorro azul, tu mente se retrotrae a una sintonía reconocible “Fue la juventud, la que con su gorro azul…”. La voz de Amaia Montero es la Magdalena Proustiana. La chica tiene una etiqueta con el nombre de la app 2046. ¡Es ella!.

-Hola, soy “Galáctico_romanticón69”.
-Yo, “Jo_tía85”.

Te presentas tendiendo la mano porque dices “dar dos besos en estos días puede ser tipificado como acoso”. Crees que te has apuntado un tanto.

Transcurre la cena. Ella habla de lo mucho que le gusta la poesía, tú hablas del Chivi y su obra magna “Coños”. Cuenta que es guitarra de una banda punk-rocker. Vaya! tenéis algo en común, “yo tocaba la guitarra en Catequesis”, guiñas el ojo como lo haría Luke Perry en tu situación. Habla del arte de un tal Rembrandt, replicas que para arte el de tu sobrino haciendo un corazón con macarrones para el Día de la Madre.

Sientes ese chispazo efervescente, un híbrido producido por el vino y el magnetismo de su mirada. Te percatas de lo indescifrable de sus muecas cuando llamas por tercera vez “Niño”, chasquido de dedos a la percusión, al camarero. “Tu mueca en Lamucca”, tiras un órdago. Eres Bruce Willis cortando cable rojo o azul para detonar la bomba de tu corazón a mil/hora. Con la carta de los postres traen otra de excusas para que no os volváis a ver, que ha pedido ella.

La app 2046 tiene un convenio con todos los establecimientos de Lamucca para usar esta opción. Eliges Brownie y “Todo fue un sueño de Resines” como excusa. Pones a LaMucca 5 estrellas en TripAdvisor y a Jo_tia85 1/10 en 2046.