El complicado, imposible e increíble caso del asesinato con un fallecido que, cómo es más que obvio, no está con vida en la enorme mansión de la colina más alta y verde en plena luna llena en este mes de abril a las 23:15 hora española con un reloj con dos segundos de retraso que no tiene explicación alguna, pero oye al menos te echas unas risas y te olvidas de tus problemas un pequeño rato
Oriol Baiges Fernández | Benito Saransúarez

Cuando yo, el detective Benito Saransúarez, llegué a esa enorme mansión y conocí a los sospechosos, tuve muy claro que el asesino era el señor Pila, era más que obvio que era él. Para empezar, es Sagitario. Luego estaban sus ojos, su esclerótica es blanca, cómo la mía. Y por último, su reloj iba con exactamente 2 segundos de retraso. ¿Recuerdas cuando he dicho que el anterior dato era el último? Mentí. El último dato es que es el único sospechoso, tiene que ser él.
Mi opción número uno, es que el señor Pila viajó dos segundos al futuro y mató a la víctima sin poner el reloj en hora, proporcionándole una coartada sólida.
La segunda opción es que el asesino aturdió a la víctima con el primer palo que encontró en la calle. Ató un bloque de cemento a un hilo de pescar, y la otra punta la ató a los testículos de la víctima. Tiro el bloque a un río, arrancándole los huevos a la víctima, y así matándola. Para tener una coartada sólida, le pidió a su hermano gemelo que se llama igual que él, que váyase al dentista por él. Y así pudo cometer el asesinato. Aunque la víctima no ha sido asesinada de esta manera, tiene todo el sentido del mundo.
Cuando le he contado todas mis teorías al asesino. Se ha echado a llorar y ha confesado. Sabía que tenía razón.
Caso cerrado.

Pd: Al igual tú no, porque lo has revisado, pero yo, me he reído mucho escribiéndolo, ¡gracias por leer esta ridícula parodia!