1563. EL MONSTRUO DE LA ORTOGRAFÍA
María García Falcón | Bacomán

Debo escribir esto antes de que sea demasiado tarde.
Está aquí, acechándome en cada esquina, en cada encuentro, y hasta en mis sueños. Registro estas palabras porque no creo que mi cordura dure mucho mas tiempo…
(!)
Falta una tilde en el párrafo anterior… Eso significa que dispongo de menos tiempo del que imaginaba.
Todo comenzó cuando empezaron a faltar las tildes. Al principio eran palabras aisladas, pequeños errores que, más que preocupantes, eran divertidos. Al menos, hasta que las tildes se cobraron su primera víctima.

Un domingo al mediodía, acompañé a mi madre a misa y, como siempre, el cura inauguró la liturgía diciendo: “En el nombre del padre, del hijo, del Espirito Santo, amen”. Acto seguido, una mujer se levantó de la primera fila y, con una voz tan trágica como la del superviviente en un naufragio, gritó: “¡Pero si yo ya le amo, Padre Antonio! ¿O es que no fue suficiente con lo de anoche?”
El asunto trascendió y se convirtió en un escándalo, aunque debo admitir que seguí tomándomelo con humor. No supe valorar la amenaza que suponía la bestia hasta que empezaron a faltarme las tildes a mi. Peor aun: las comas empezaron a desaparecer sin dejar rastro.

Una tarde escuche un alboroto en el bloque de pisos en el que vivo. Cuando me asome por la ventana vi tres coches de policia entrando en el edificio. Minutos despues sacaron a rastras a la mujer del quinto. Siendo una señora encantadora como era quise preguntar el motivo. Al parecer había entrado en la habitacion de sus hijos al grito de «¡Vamos a comer niños!» La madre devoraniños fue detenida media hora despues como resultado.
Pero la persecucion del monstruo no quedo ahi. Las comas y las tildes no habian sido suficientes para saciar su sed de destruccion. Fue entonces cuando los puntos empezaron a mostrar un comportamiento extraño Pero en esta ocasion la victima fue un diputado involucrado en una trama de corrupcion Esto fue lo que sucedio…

-¿Qué debe decir usted, Sr. Fernández, respecto a la trama de corrupción de su partido?
-Que si. Es verdad lo que dice. Debe presentar sus pruebas a la justicia.
-¿Entonces, reconoce que conocía la trama?
-He dicho que si. Es verdad que…
-¡Y lo confirma! ¿No tiene vergüenza?
-Yo no. Quería decir…

Una semana despues presento su dimision para regocijo de la opinion publica Sin embargo yo sabía la verdad que subyacia a aquel incidente: nadie estaba a salvo de sus perversiones ortograficas
Ahora me hallo aqui en mi escritorio A mi alrededor las tildes las comas y los puntos han desaparecido La horrorgrafia me persigue y pronto ira a por ti
Te arrebataran el placer de una buena lectura Las faltas de hortografia comenzaran a aparecer y ni siquiera el corrector de WhatsApp podra combatirlas y cuando haiga problemas…
¡NO! ¡YA ESTA DENTRO DE MI! ¡Azathoth vendito ESTA DENTRO DE MI!
Debo actuar rapido y yamar a la RAE para esorcizar esa presencia pero el cuerpo lla me esta fayando… Ha…yu…da…