580. EL TESTAMENTO
María Jesús Pérez Barrios | Alicia K.

El testamento

De todas las equivocaciones que la abuela había cometido en su vida, la peor fue la de hacer testamento a favor de Caperucita.
Cuando esta se enteró, le faltó tiempo para conquistar al lobo con falsas promesas de fidelidad eterna, hasta que lo tuvo de su parte. Alejar al leñador del bosque, alentándolo para que buscará un empleo mejor remunerado, en la fábrica de muebles del pueblo, también fue coser y cantar.
Ahora la niña, ya convertida en una mujer, disfruta de su herencia, ajena a las habladurías que la critican por tener un criado de modales tan feroces.