1547. EL VIAJE
MIGUEL JORGE GARCÍA | MIGUEL JORGE

EL VIAJE.

Dolores (80) y Silverio (84) tumbados boca arriba en la cama uno junto al otro, los dos mirando al techo. Dolores no aguanta más callada: – Venancio, quiero irme de vacaciones-.
– ¿A dónde?- pregunta Venancio. -A cualquier lado-responde Dolores.- Te recuerdo que estuvimos planeando el último viaje dos años y cuando nos decidimos, llegamos a Madrid y al día siguiente tuvimos que cancelar todo y volver. Desde entonces han pasado 40 años- reprocha Venancio.

Una de sus primeras visitas en la capital era el museo del Prado, a Dolores no le gustó nada y por supuesto no hubo más visitas.

-¿Qué estás diciendo?- pregunta Dolores. -¿No te acuerdas del museo del Prado?-Insiste Venancio. -Que museo del Prado, ¿el de los cuadros?- pregunta enrabietada.-Ese-Contesta Venancio.-Es normal que me quisiera ir, ese museo es un despropósito, está desaprovechado- responde Dolores. -¿Desaprovechado?- pregunta Venancio. -Si, no hay más que cuadros…-contesta Dolores. -¿Y qué quieres que haya?-vuelve a preguntar Venancio. – Pues no sé… Yo le pondría unos muebles o algo, que da pena verlo-replica Dolores. -¿Pero cómo le vas a poner muebles?-Venancio incrédulo. -Pues poniéndolos, ahí podrían vivir por lo menos diez familias, y bien anchas- Contesta Dolores. -Tú estás perdiendo la cabeza-responde Venancio alucinado. -Que no Venancio, que en el museo del Prado hacen muy mal las cosas y punto-continúa Dolores. -Sorpréndeme-dice Venancio que sabe que Dolores ya no va a parar. -¿Tú te crees que un pintor de esos de la antigüedad se tire años pintando un cuadro, para que vayas tú y lo veas en 30 segundos? Vamos hombre, hay que ser sinvergüenza. Si me dejaran a mi el museo, otro gallo cantaría…- Argumenta Dolores.

A Venancio le ha convencido el discurso, aparta la mirada del techo y gira su cuerpo para observar atentamente a Dolores que continúa: -¿Sabes lo qué haría? Dejaría ver solo un cuadro por día, como mucho dos y al final examen ¿De qué color llevaba las bragas la maja desnuda?- Venancio atento responde: -No lo sé-. Pues a ver otra vez el cuadro. Si es que vamos… Se tiraban años los pobres para hacer los cuadros-replica Dolores.

Venancio se ha rendido y se ha dejado convencer por el discurso de su mujer: -Ahí llevas razón, ahora los pintores modernos se han dado cuenta de cómo va la cosa y te han hecho un cuadro en veinte segundos, luego vas tu lo ves en veinticinco y les han sobrado cinco segundos a los cabrones-. Dolores asiente con la cabeza y responde:-Si ya te lo estoy diciendo-.

Venancio ha cambiado de idea:-Mañana mismo miramos destinos…y nada de museos, solo monumentos-dice.

Dolores ahora deja de mirar el techo y se gira para contemplar a su marido: -Te quiero-.
Venancio emocionado contesta:- Feliz aniversario cariño-.
Dolores le regala una sonrisa, le da las buenas noches y apaga la luz.