1478. EN SICAS
Paula Pey Ivars | NAYA

En Sicas

Me llamo Paolo Fitz, soy alumno del segundo curso del posgrado de la escuela Sicas y me dispongo, miembros del tribunal, a exponer los pasos que he seguido para llevar a cabo mi Trabajo de Fin de Máster.
Atendiendo a las directrices de la normativa, primero realizaré un breve resumen de mi paso por la escuela y expondré las motivaciones que me han llevado a la elección de mi trabajo.
A lo largo del curso he asistido a clase realizando todos los trabajos requeridos. Disfruté mucho con el ejercicio grupal de la segunda evaluación en el que nos pusieron muy buena nota. En las votaciones elegimos asesinar a un vecino mío. Era un ser despreciable que intentó reducir mi plaza de garaje repintando la línea de separación y complicó la instalación de una rampa que solicitamos para una vecina que se desplaza en silla de ruedas.
El proyecto estaba muy pensado: una compañera consiguió sacar al vecino de casa con la promesa de un premio en metálico que tenía ir que firmar a un establecimiento cercano, para aceptarlo, mientras tanto los demás colocamos encima su puerta un pedrusco enorme sobre una estructura, dispuesto de tal forma, que al abrir le cayera encima rompiéndole el cráneo.
Además he llevado a cabo más trabajos, individuales y de menor envergadura, han sido trabajos simples y fáciles de perpetrar: abuelitos, un tendero no muy ágil, algunas monjas de clausura y gente con pocas ganas de correr. Pero el trabajo de fin de curso de segundo, como saben, es la joya de los asesinatos. Y puesto que podía elegir a mi víctima y gracias a ello demostrar todas mis habilidades, de inteligencia, táctica y estrategia y para resarcirme de la chapuza que ejecuté en 2021, he querido seleccionar una víctima de nivel. Porque como se suele decir: «Si te haces con un asesino magistral, eres magistral». Así que he elegido matar a mi profesor.
Para llevar a cabo mi objetivo, he estado diseñando mil planes basados en las teorías de los grandes ideólogos y mejores homicidas de la historia, pero no daba con el planteamiento perfecto, hasta que un día de golpe recordé una frase del propio profesor: «A veces lo más corriente es lo más efectivo». Y lo encontré.
Tras descubrir dónde vivía el maestro y siendo muy aplicado en la asignatura Forzar cerraduras 1, anoche entré en su piso y me escondí. Mientras él dormía, he orquestado todo un escenario homicida a base de gel líquido, obstáculos de madera y una ventana abierta, que han acabado con el profesor cayendo al vacío desde su piso catorce.
Les hago entrega mi porfolio donde encontrarán la documentación necesaria para evaluar mi trabajo: el diseño del proyecto, la literatura científica en que me baso y el material utilizado.
Muchas gracias y quedo a su disposición para cualquier aclaración.
Paolo Fritz.

En memoria de Julián Toledo. Profesor de asesinato avanzado II .