EN UN BARQUITO DE PAPEL
MARTA ARTEAGA | OZONO

4.2/5 - (4 votos)

Desde siempre o mejor dicho, desde que tenía uso de razón y un cerebro capaz de recordarlo, Jorge jugaba con su padre a hacer barquitos de papel.

Sólo necesitaban una hoja Dina4 para dar rienda suelta a su imaginación.

Cada barco era distinto, y cada historia que en él acontecía.

Los domingos antes de comer acudían juntos a la fuente de la plaza para que ese barco volara con sus marineros imaginarios conquistando un nuevo rumbo y nuevas aguas.

Jorge, sentía que su padre y él viajaban dentro de ese barquito por el Amazonas.

Lo incorporaban a su juego porque en verdad, era uno de los sueños incumplidos de Julio, su padre.

Finalmente Julio se murió sin recorrer las aguas del río más largo del mundo.

Jorge creció convirtiéndose en un importante actor que solía encarnar papeles de marineros y piratas, haciendo real lo que tantas veces de niño imaginaba.

Cuando a Jorge en cada casting le preguntan por el significado de ese barquito de papel tatuado en su brazo izquierdo, siempre contaba esta historia y como ese barco ahora, con su padre y él como tripulantes navegaba por los ríos de su sangre en cada uno de sus latidos.