ENCUENTRO A DOMICILIO
Francisco Plana | Garcilaso

3.4/5 - (5 votos)

—¿Ya estás aquí?

—Sí. ¿Te cojo en mal momento?

—Los he tenido mejores.

—Te has quedado un poco parado. ¿Sorprendido?

—Bueno, un poco sí, la verdad. Es que no te esperaba tan pronto.

—Un cliente se ha echado para atrás a última hora y te he puesto el primero en la lista. ¿Prefieres que vuelva más tarde?

—No sé…Ya que estás aquí, quédate.

—Entonces, ¿empezamos?

—Vale, pero me tendrás que disculpar, nunca lo había hecho antes. Es la primera vez.

—Me lo imagino. ¿Puedo pasar o va a ser en el rellano?

—Sí, claro, pasa, pasa. No te quedes ahí. Es que estoy un poco nervioso.

—Os pasa a todos, no importa. Es normal.

—Disculpa el desorden. Desde que falta mi mujer lo tengo todo un poco dejado.

—No te preocupes. Estoy especializada en viudos. Se os nota con muchas ganas.

—Debe ser por la soledad, que es muy mala.

—Seguramente. Pero no te creas que los casados son mejores.

—¿Quieres tomar algo antes? Tengo cerveza, refrescos o gin-tonic, me salen muy bien.

—Gracias, pero no bebo estando de servicio. ¿Vamos al sofá o eres más de aquí te pillo, aquí te mato?

—Verás, soy un clásico y prefiero la cama de toda la vida. Cosas de la edad.

—Mejor, será más cómodo y estarás más relajado.

—¿Me quito la ropa?

—Como tú quieras. Pero, por mí no lo hagas. Ya me apaño. ¿Prefieres alguna postura?

—Es que estoy fatal de los huesos y padezco de ciática. No estoy para contorsiones. Preferiría estirarme, si no te importa.

—Bien, entonces, túmbate y cógeme por la cintura.

—¿Así?

—Sí, así, muy bien. Ahora déjate llevar. Yo me encargo de todo.

—¿Debes tener muchos pretendientes?

—Yo no los llamaría pretendientes. Pero la verdad es que trabajo no me falta, estoy muy solicitada.

—¿Sabes? Ahora que te miro, te imaginaba diferente. No diría guapa, aunque tienes cierto atractivo.

—¿Te he decepcionado?

—No. No te ofendas, pero tenía otra imagen tuya.

—Soy la misma de siempre. Para no causar mala impresión renuncié a la túnica y a la guadaña. ¿Qué te parece?

—¡Mucho mejor! Dónde vas a parar.



Francisco.