ESAS COSAS SE SABEN
Ignacio Hormigo De la Puerta | Joe DiMaggio

5/5 - (8 votos)

Con la cabeza aún dándome vueltas, intento reconstruir lo ocurrido, encontrar las piezas del puzle que me faltan para lograr que todo encaje y cobre sentido.

Recuerdo con nitidez su sonrisa, el lunar en la comisura de la boca y la exquisita manera que tenía de recolocarse un mechón rebelde detrás de la oreja cada vez que se le escapaba. Recuerdo la facilidad con la que fluían entre nosotros las palabras, los gestos, las risas; tener la inequívoca sensación de que esa primera cita no era más que el comienzo de algo mucho más duradero. De alguna manera, esas cosas se saben.

Lo último que recuerdo es el largo viaje en coche a su chalet de las afueras y el exótico sabor metálico del martini que me preparó cuando llegamos. No logro recordar, aunque lo intento, cómo acabé en este descampado ni por qué tengo un tajo mal cosido a la altura del riñón.