141. ESCALERAS AL CIELO
Max Leneker | Leneker

Escaleras
al cielo
un día al subir a la montaña más alta del planeta Ilek grito de alegría ,la luna lo escuchó ,parecía una casualidad pero ahí estaba él hablando con la cosa más hermosa que había visto en su vida,todos los días que podía le dedicaba unas palabras y la luna siempre le respondía con palabras dulces ,
Ilek la admiraba por su bondad ,por el cariño con el que hablaba ,por cómo iluminaba todo y a todos con su amor ,él sentía que ella era lo más bonito de la creación , llegó a amarla tanto que los océanos lo compadecían , el viento le llamaba loco y la tierra le decía que jamás lo soltaría, que no podría acercarse nunca a la luna porque la gravedad lo evitaría.El mundo entero le gritaba que ella se fijaría en las estrellas,en el espacio ,en cosas cósmicas e incomparables Pero jamas en él, Ilek nunca supo si alguna vez fue digno de su amor, así que un día le confesó lo que sentía y le dijo que cuando la miraba era feliz y lo que sentía no era de este mundo , que ella era su fuerza ,su voluntad y podría cambiar las reglas de Dios por ella,que eso que los separaba no era tan fuerte ni estar juntos era tan malo como parecía,ni una locura. Ilek construyó durante años unas escaleras que lo llevarían hasta,su cielo, a ella ,Ilek había tenido otras amantes pero jamás les había dado un te amo sincero ,su corazón era de ella de la única que jamás podría alcanzar pero que tampoco podía dejar de adorar, tras mil escalones Ilek le dijo te amo mientras subía, haciendo peldaño a peldaño con sus manos maltratadas , pero la luna le respondió : yo nunca podría amarte , yo nunca te amaría , Ilek le pidió perdón por creer que ella aceptaría que vaya a buscarla ,y que luche por cambiar la verdad y volverla una dulce mentira para poder estar juntos ,el corazón de Ilek se rompió mientras descendía escalón tras escalón ,mientras se repetía a sí mismo que por mucho que ame a la luna debía dejar de soñar , que su amor era lo más bonito y sincero que alguien pudiera sentir pero que las cosas más tristes ,esas que nos hacen morir por dentro no son las que podríamos haber cambiado, sino aquellas que por más que intentemos jamás podremos cambiar y bajó escalón a escalón hasta poner los pies en la tierra, aunque el corazón ya no estuviera en su pecho.