1514. EXNOVIOS A TRAVÉS DE LA HISTORIA
Borja Echeverría Echeverría | Kilig

¿Qué tal todo? ¿Lo pasas bien? Últimamente he sido una mala amiga, ¿verdad? Tú tranquila, porque eso ya se acabó. Hace unos días decidí seguir tus consejos e ir a terapia. Pero luego me enteré de que los libros de autoayuda consiguen el mismo efecto y no son tan caros. Así que me hice con uno llamado «Exnovios a través de la historia: un estudio social totalmente verídico».
El libro está lleno de anécdotas interesantes. Por ejemplo: hace muchos años, existía este tío, Adán. Adán vivía en una aldea muy pequeña. De hecho, no llegaba ni a aldea, era un jardín. Y claro, en ese sitio Adán se sentía muy solo, igual que yo las últimas semanas. Por eso se conformó con una tal Eva, que estaba bien para un rato, pero tampoco era el amor de su vida. Aunque Adán intentó salir con otras, vio que no había mucho donde elegir y terminó arrastrándose, como cierta serpiente. Eva le dijo que si quería volver con ella tenía que cuidarse y empezar una nueva dieta a base de fruta.
Resulta que Adán condenó a toda la humanidad por volver con su ex, ¿te lo puedes creer? Uy, si ya llevo tres minutos de audio. Ya lo escucharás cuando tengas un rato libre. Tú ahora disfruta. ¡Besos!

Holaaa, aún no me has respondido. Supongo que estarás muy ocupada. Esto me recuerda a otra de las historias del libro. ¿Te suenan Marco Antonio y Cleopatra? Eran dos grandes líderes: jóvenes, guapos y ricos, como Meghan y el príncipe Harry. Podrían haber sido la pareja de moda, pero vivían en ciudades distintas y terminaron rompiendo. La distancia puede ser muy dura, si lo sabré yo. Aún así, Marco y Cleo seguían coincidiendo de vez en cuando en Roma o Egipto y, por casualidades de la vida, terminaban de fiesta en el mismo bar. Lo de siempre: que si tienes fuego, que si quieres unos chupitos, que si te apetece un plan de anfiteatro y mantita… Hartos de tanto rodeo, decidieron volver definitivamente. Se casaron en un arrebato y luego entraron en guerra con Roma. Ya te puedes imaginar que no les fue muy bien.
Perdona por el podcast, contéstame cuando puedas.

Una cosa más, no quiero molestarte ahora que te diviertes tanto. Quería contarte que, gracias a «Exnovios a través de la historia», he visto que las personas repiten los mismos errores una y otra vez, pero yo ya no. He entendido que solo debemos ser amigas y nada más, como dijiste antes de las vacaciones. Es un gran libro, tendrías que leerlo. Si quieres, cuando vuelvas de Gandia puedes venir a mi casa y te lo presto. Pásate y tomamos un café, o vemos alguna serie en Netflix. Como amigas, claro.

¿Por qué me dejas en visto? ¿Ya no te importo? Seguro que estás con otra. No quería decírtelo para no hacerte daño, pero yo también he pasado página. Soy muy feliz.

Te echo mucho de menos, llámame, por favor.