1546. HE CON H
RAÚL TIRADO QUINTANAR | RAULITO

He, se llamaba He (mira a alguien que le mira) – ¡No, perdón, a ti no, no te estoy llamando! He con hache, como Helena con hache… O Henry, Heliud, Henderson, Heliud, Héctor, Heraclio, Hércules, Heriberto, Hermenegildo, Hernán, Hernando, Herodes, Heidi, Copito de nieve, Pedro, abuelito ¡que me desvío! He, como Helena con hache, de Troya, bellísima, la troyana, no la con hache…. He con hache es de quien voy a hablar. De quien voy a hablar y de quien estoy hablando ya… Nunca olvidaré aquella etapa. Por circunstancias que ahora no vienen al caso, tuve que ir a bailar aquella noche (Baila) Vamos que me obligaron, más bien me sentí amenazado porque si no, no hubiera ido… Me costó mucho, apenas podía articular un paso. ¡Debía contenerme! Todo el mundo habla de que tiene que llegar en algún momento. Y llegó, ¡vaya si llegó!. Era raro notarla y no poder realizar esfuerzos. Y tenía que sonreir, cuanto más presente estaba ella más sonreía yo, y sudaba y sufría, si, porque al final los nervios se apoderan y… Aguantar un pum cuando está a las puertas y te remueve todo el cuerpo y andas rodeado de personas y empuja y empuja y aprietas las piernas y sientes calambres y escalofríos y te pones de pie y cruzas las piernas y aprietas para adentro como si un bebé quisiera salir y tiemblas y te explayarías bien… Eso, estaba muy lejos de la sensación de invasión que sentí. No estaba acostumbrado y al principio me costó compartir todo movimiento, bueno tenerla pegada ahí todo el día. ¡Busqué una naranja para rodar junto a ella no mi otra mitad! ¡La media naranja, la media naranja, maldita media naranja! Positivo: Lo que más me gustaba era acariciarla, tocarla con mis dedos, con las yemitas, su tacto, a solas. Era lo que más me gustaba de He: su piel de bebé, de melocotón. Aunque a veces me trastornó y me costó acostumbrarme a su compañía, finalmente aprendí a convivir con ella y encontramos nuestros momentos, nuestros silencios, cómo relajarnos, tocar, sentir (Suena la banda sonora del Titanic y entra un rayo de luz, que después será un cañón de luz y finalmente el sol entra en tu casa y te quema y ardes y llamas… y llamas a los bomberos, suenan las sirenas y gritas, lloras, se arruga tu cara como una papa canaria, arrugá y entonces te mojan a presión e intentas escapar y no puedes hacer nada) Nada.
Ya, tranquilo, tomo aire, respiro, abro los ojos, ya pasó, se fue, no está, no la encuentro, no hay ni rastro, ni una nota dejó la jodía… Y ahora sonrío, me siento libre, sin presión, ni dolor, ni mala cara y me pongo en pie y camino fresco, ligero, con decisión, voy por la pomada y la tiro a la basura, fue mi aliada estos días ¡Que remedio!
He sobrevivido a He, He con hache, diminutivo de Hemorroide, Almorrana para los amigos, ¡Hija pu¨!