1446. Í DE CULO
Adriana Castizo Calle | Ea,ea,ea

《Daré otra voltereta. Así seguro que me ve. ¿Cómo no me va a vé?. Igual no ma visto. El suelo está duro peo yo hago unas volteretas buenísimas, sé caé egolantemente. Me tié que ver. ¡Es Albert Plá!. La de veces que he oío su disco «Supone Fonollosa». Él seguro que ve mis volteretas y no pué resistirse. Al menos me está viendo el culo. Mi culo es muy apreciao por el seso varonil. Dicen que los culos respingones detonan intelijencia. Años de selección naturá de hombres apreciadores de culos pefectoos da lugar a una criba entre las mejores mujeres de la especie. Yo soy una de éyas. Se va a dá cuenta. Mis volteretas además muestran mi habilidá elástica y el dominio que tengo de meñiscos. Le estaré encandilando. Mira, por ahí vá. Él ya cantó. Ahora en el escenario hay una mujé soltando frases sin ton ni son por un viejo teléfono. Mi culo en pompa es un aliño estupendo a su actuación.
¡En cualquier momento viene a ligarme!. Lo intuyo. Me dirá que él es antisistema y yo antigravedá, que estamos hechos para amarnos y no concibe la sexistencia sin mí ya jamá. Yo entonces me llenaré de coraje y le confesaré: «Tienes que aprendé a cantá, solo sabes susurrá. Pero te pendono y te regalo mi culo con el resto de ascensorios». Y todos en el festival este gritarán por teléfonos antiguos frases incomprensibles pero con alegría. Albert y yo saldremos rodando de esta sala entre vítores y….¡Eh, ahí está Pablo!. Viene dando tumbos , ¿o soy yo?. Todo está girando velozmente en torno mío. ¿Puede que me haya mareao?. No consigo enfocar la mirá. ¿Será ese Albert Plá?¿ o ese?. Ahora yo también soy antisistema: arriba, abajo, izquierda, derecha son lo mixmo. Me siento como una lavadora en funcionamento. Ah míra, Pablo se sigue acercando. Viene a decirme argo. Pregunta:
-“ ¿Por qué te la pasas dando volteretas?¿Has perdío el juicio?”
-“¡No!, es solo que ¡he encontrao el culo!. Albert seguro que viene ahora. Cuando lo haga, vete disimuladamente, déjanos intimidá…”
Pablo no sabía que hacé y acabó por irse a su casa.》
Mientras tanto:
Albert Plá pretendía escuchar el recital. Le incomodaban ciertos culetazos y trompicones que hacía una persona en la zona de delante. «No hay respeto. Es por eso que el mundo va de culo», concluía.