33. JUAN JOSÉ. EL LUNES ERA… Y TE HAS CORONADO.
CARLOS YUSTE GARCIA | Carlos Yuste (ps)

El lunes era cuando iniciaba su ansiada nueva vida.
Juan José conoció este verano a la mujer de sus sueños. Marta, una pijita mona, pero escrupulosa, clasista y remilgada.
Juan José tiene un problema con el vello capilar. Es muy peludo. Espalda, glúteos y piernas se unen en una tupida alfombra sin cortafuegos, una imagen ciertamente desagradable y en las antípodas de la finura. Sin duda, muy lejos de que resbale una sutil pompa de jabón por la piel de su espalda.
Por eso, cada 1 de agosto se depila y le dura esa primera quincena que pasa en la playa. Y en esta, conoció a Marta.
Estamos en Marzo de 2020, en 6 meses, lo que le ha crecido en su dorso ya no es pelo, es crin. Dura, larga, gruesa, negra.
Si se lavase la espalda con champú anticaspa y acondicinador, no pasaría nada. Incluso se agradecería.
Marta va a venir un mes a Madrid a hacer un costosísimo master de comunicación de moda organizado por la prestigiosa revista Vogue. Viene el jueves 12 de marzo, pero desde ese Jueves hasta el domingo 15 de marzo, el curso plantea una especie de intensivo en un hotel donde los alumnos convivirán con diseñadores, profesores y ponentes.
Por eso, como hasta el lunes 16, Marta no se instalará en casa de Juan José, éste ha decidido apurar la fecha de depilación y ha cerrado con Depilsoft para el mismo lunes a las 13.30h. Así le aguantará todo el periodo del master en el que Marta se hospedará en su casa.
A pesar de las noticias sobre el Covid 19 y sus consecuencias, la dirección y organización del master se arriesga a continuar debido a su elevada inversión. Sin embargo, el sábado 14 de marzo se decreta el confinamiento, y por tanto Marta tiene que adelantar a ese mismo día su hospedaje en casa de Juan José.
Paralelamente, Juan José recibe una llamada de Depilsoft, su cita ha sido pospuesta hasta finalizada esta excepcional situación.
Juan José se ha caído con todo el quipo. No podrá ocultar su realidad a los ojos, ni al tacto de la delicada Marta. Su sueño de dormir con dos gotitas de Cacharel como pijama, se desvanece. 6 meses más lo que dure el confinamiento, podemos estar hablando casi de un puerco espín.
Juan José, te has coronado.