32. JUANMA. EL LUNES ERA… Y TE HAS CORONADO.
CARLOS YUSTE GARCIA | Carlos Yuste (ps)

El lunes era cuando iniciaba su ansiada nueva vida.

Juan Manuel, Juanma, es un artista plástico que vive con su abuela en el piso de ella, un modesto y estrecho apartamento de unos 50 metros cuadrados. Juanma subsiste bajo su techo y su pensión, y a cambio se ocupa de ella, pues la señora tiene una ceguera del 80% en el ojo derecho y del 100% en el izquierdo, unido a la invalidez que la tiene postrada en una silla de ruedas desde hace 12 años.

Juanma hace escultura en porcelana y barro talaverano siempre en medio y gran formato. Trabaja en la parte de atrás del taller de camiones Sanfer propiedad de su primo hermano. Crea de lunes a viernes en el horario en el que está abierto el negocio. No tiene llaves ni permiso para acceder fuera de ese horario.
Juanma expone poco o nada y produce mucha obra, esto ha hecho que esa parte del taller que le dejan, esté repleta, casi a reventar de obras. Piezas y piezas, grandes, delicadas la mayoría y complicadas de apilar, pues no, no son palés.

Juanma está feliz. El lunes 16 de marzo de 2020 expone en una sala muy interesante del centro de Madrid. Se trata de Durán Monkey Garage, un espacio moderno y amplio en el que sus piezas por fin lucirán como siempre ha imaginado.

Es el momento esperado durante toda su vida. Primero, para demostrarse a si mismo que atesora talento, pero después, y por encima de todo, para demostrar a su familia tan descreída con él, que puede dedicarse al arte con pleno derecho, y que si se persigue un sueño y se trabaja, se cumple… tal y como predica su idolatrado Cholo Simeone

El lunes 16 tiene que estar a las 9 de la mañana con toda la obra a exponer en la puerta de la galería. Así ha quedado con el curador y los galeristas.
Para ello, y teniendo en cuenta que el taller donde guarda la obra cierra los sábados y abre el lunes a las 10, ha decidido trasladar el viernes 13 toda la producción a la casa de la abuela, para el lunes, a primera hora, poder desplazarla desde allí.

Así lo hace. Es asfixiante ver todo ese material en 50 metros. Piezas y piezas de porcelana por toda la pequeña casa. Pasillos, cama, plato de ducha,, no hay ni un metro cuadrado sin obras.
Esto ya de por sí es complicado, pero con una señora prácticamente ciega y en silla de ruedas circulando por la casa, se transforma en una odisea… pero solo será un día, el domingo.

El sábado 14 se decreta el confinamiento. Juanma, su abuela ciega y en silla de ruedas, y cientos de porcelanas convivirán en una casa de 50 metros durante un largo periodo de encierro…
Ojalá que como en los 10 negritos, cada noche caiga una sola pieza… una sola.

Juanma, te has coronado.