1493. LA ASAMBLEA DE MAJARAS
Miguel Medina Torres | Miguelon

LA ASAMBLEA DE MAJARAS

Había una nación muy lejana en la que sus habitantes estaban hartos de cómo los políticos profesionales llevaban a su país a la ruina.
En esta situación se encontraban cuando hubo elecciones generales y a ellas se presentó un grupo que se llamaba “La Asamblea de Majaras”, compuesto por todos los locos del manicomio.
La gente, harta ya de que se la engañase con los programas electorales que luego no se cumplían, decidieron votar poniendo las papeletas electorales en la mesa y eligiendo la que iban a echar en la urna cantando el “pito, pito, gorgorito”. Y así por puro azar ganó La Asamblea de Majaras. Peor no lo iban a hacer.
La Asamblea se juntó al día siguiente de recibir el poder; hicieron una reunión y decidieron sacar adelante varios Decretos-Ley:
– El primer decreto fue que todo el mes de octubre próximo hiciera sol y buen tiempo. ( por lo de la feria )
– El segundo fue que todos en el país, al cruzarse con sus vecinos, tenían que darles un abrazo a modo de buenos días o buenas tardes, bajo pena si no lo hacían, de un abrazo público y notorio en la plaza mayor de más de tres horas por un desconocido con mal aliento.
– El tercero fue que se prohibía todo tipo de peleas, trifurcas y discusiones, bajo pena de un tirón de orejas público y notorio.
– El cuarto fue que todas las parejas heterosexuales, gays o lesbianas tenían que hacer el amor, al menos una vez al día. El incumplimiento llevaría aparejado un tirón de pene o pezón, público y notorio.
– El quinto fue que todos los bancos abrieran sus puertas de par en par para que cada vecino cogiera el dinero que necesitara para vivir, bajo promesa de que lo devolvería, apenas pudiera. El banquero, que no cumpla este decreto, será castigado de forma pública y notoria llevando durante 24 horas los forros de los bolsillos por fuera.
– El sexto fue que todos los políticos que habían sisado, robado o llevado al país al desastre, pasarían a trabajar en las minas haciendo la función de canario para los escapes de grisú. El que no lo hiciera se le impondría un castigo público y notorio de ir vestido de Alí-Babá durante todo un año

La Asamblea terminó de redactar decretos a las dos horas de la reunión por estar ya muy cansados al ser el primer día de mandato; no sin antes concretar la próxima reunión inmediata, que sería dentro de tres años, sin aclarar si sería por la mañana o por la tarde.
La Asamblea de Majaras cerró el acta de la reunión, cerraron los ojos y cerraron la puerta del salón al salir. Inmediatamente se fueron al manicomio a celebrar su victoria. Los enfermeros los recibieron con los brazos abiertos, gritando:!!CAMPEONES!!, ¡!CAMPEONES!! ¡!OLÉ,OLÉ,OLÉ!!.

Miguel Medina Torres