LA BARCA DEL RÍO
ELISA MONTOYA SANTOS | FRESNO GUITIÁN

4/5 - (1 voto)

LA BARCA DEL RÍO



—Padre, no veo los peces con el hicab. Déjame destaparme un ratito y que me dé el aire fresco del río Tigris en la cara.

—Si se acerca alguna embarcación a nuestro batel, te vuelves a cubrir, hijo. Ten cuidado, las policías de la gran gobernadora pueden pensar que queremos provocar.

—¿Tú no te destapas?

—No, hijo, yo ya soy viejo. Con los años, te acostumbrarás.

—Padre, las redes de pesca están rotas y muy enredadas. ¿Tú crees que madre podrá comprar otras?