1032. LA BOTELLA ROTA
Domingo Alberto Martínez Martín | RÓMULO ESDRÚJULO

Hay diez metros desde la plataforma de hormigón hasta la piscina, que está vacía ahora. La misma distancia desde la que clavó aquel triple mortal y medio que le valió el oro olímpico. Luego, el escándalo. Las fotos en portada de las revistas sensacionalistas, en los tabloides y las redes sociales. «Todos los detalles en páginas interiores». Cada día el testimonio de una prostituta distinta, a cuál más truculento y cobarde, y su nombre corriendo de boca en boca.
Luego, el alcohol. La demanda de divorcio y la pérdida de la custodia de sus hijos. El alcohol para pasar el mal trago, litros y más litros.
Es tan fácil ahogarse en un botellín de cerveza.
Diez metros hasta la piscina, cinco más hasta el fondo. Las piernas le tiemblan como si fuesen de vidrio.
—Es como ir en bicicleta, ¿no? —murmura, apretando los puños.
Ajusta los pies al borde de la plataforma.
—O eso dicen, al menos…, que nunca se olvida del todo.