La caida
Maite Fuente Pastoriza | Treixa

1/5 - (1 voto)

La primera vez que la veo de lejos La primera vez que veo su porte. La primera vez que veo su semblante. La primera vez que me fijo en su cuerpo. La primera vez que ella me ve. La primera vez que se fija en mí. La primera vez que veo como intercambia confidencias con su amiga. La primera vez que veo como acaricia a su mascota. La primera vez que su dedo recorre la comisura de su boca, girando su cara hacia mí. La primera vez que mis ojos se entrelazan con los suyos y el espacio entre ellos arde. La primera vez que mi estómago siente algo, ¿serán mariposas? La primera vez que suspiro profundamente por ella. La primera vez que ella se dirige caminando hacia mí. La primera vez que camino hacia ella. Juntos tuvimos nuestra primera vez en común: Ella primero y yo después nos caímos por una oquedad en el suelo a nuestro paso junto al acantilado. Fue nuestra primera y última vez en nuestro mundo que creamos por un instante y se difumino en un minuto.