1116. LA COFRADÍA DE SANTA MARÍA DEL TRAPO
isabel Manzanares Sanchez | Manzanares

Todas las mujeres de mi generación que crecimos y fuimos educadas durante el franquismo, además de en el «espíritu nacional», lo hicimos aun sin saberlo, bajo las normas de una cofradía, por supuesto imaginaria, a la que he dado en llamar de «SANTA MARIA DEL TRAPO». Así, en cuanto cumplías apenas diez años, según los casos y las necesidades de cada casa, caía sobre ti la obligación de aprender a realizar las labores propias de tu sexo, o tareas de la casa. Algo que no estaba mal, si los hombres hubieran tenido que aprender lo mismo, cosa que no era así ni de broma, salvo raras excepciones. A esa edad las mujeres comenzábamos por aprender las pequeñas tareas del hogar, consistentes en barrer, fregar, limpiar el polvo etc.. , aprendiendo a manejar el trapo. Mas adelante, según íbamos creciendo, se nos enseñaban el resto de labores: Cocinar, planchar, llevar la casa en general suplantando a la madre, en caso de necesidad y convirtiéndonos en» hijas de maría» obedientes y sumisas, al servicio de la casa, preparándote para el matrimonio, siempre con el elemento indispensable del trapo cerca de ti. En la cocina, en la limpieza general, con los niños (cacas, llantos, caídas, mocos, etc.) Hasta para nuestra intimidad, no pudimos prescindir del bendito trapo hasta la aparición de las compresas higiénicas. Cuando te casabas eras ya una perfecta «maría» en cuyo ajuar de novia iban también los trapos. (paños de cocina y de los otros). Las que no se casaban solían convertirse en asistentas de las iglesias limpiando altares, y vistiendo y desvistiendo santos (y a veces curas) contando siempre con los trapos; en este caso, blancos, con puntillas e inmaculados.
Así transcurría la vida de la mujer, estudiante, esposa y madre o beata, daba igual el camino que siguieras, siempre teníamos los trapos cerca de una. Soñando conque al final de la vida entraras en la Gloria y te otorgaran la corona celestial de Santa María del trapo virgen y mártir. Mártir por lo de virgen y Santa por lo de «maría»