LA NOCHE QUE NO FUE UN SUEÑO
DIEGO CASAL ANDRADE | DIDACUS

3.5/5 - (2 votos)

LA NOCHE , QUE NO FUE UN SUEÑO



Año 1.998, otra noche de las tantas de un soldado al que le toca la guardia de noche en el cuartel militar Montefaro, ( antes un monasterio fundado en el año 1145 y después un hospital militar en la guerra civil).

La noche fría y con niebla, se hace larga, intento no quedarme dormido, pero es difícil.

No quito los ojos del camino que da entrada al recinto, pero…

A lo lejos , algo se mueve, un animal, en caballo… ¡no puede ser!

Dos figuras se acercan tranquilamente, sin prisa, charlando (o eso parece).

!No puede ser¡, veo lo que parecen ser dos antiguos soldados, con su poncho y su fusiles al hombro, por la vestimenta…¡son de la guerra civil !

¡No puede ser !, esos soldados…esos… ¿de dónde salen? ¡No pueden ser reales!

Se acercan cada vez más, la niebla me impide ver más detalles.

¡Alto!, les grito, pero en un abrir y cerrar de ojos, ¡ya no están!, desaparecen de mi vista,

¿Qué sucede? ¿ dónde están?

¡No puede ser real! ¿Era un sueño? ¡Que pasa!, ¿Dónde están ?

¡Tengo miedo! Real ,o no, no lo sé , pero juro por mi vida que los vi, eran dos, dos soldados.

Me espera una noche larga, tengo que hacer algo. Ya sé, iré a buscar a Athor ,(el perro del cuartel).

Es un bóxer que ya tiene sus años , y casi sin dientes , pero fuerte y sin miedo, él me ayudará .

¡Athor! ¡No puede ser! ¡no está, ! solo queda la correa con el collar cerrado, es imposible que se suelte solo, nada está roto, solo falta él.¡Athor! ¡Athor!, ven,¿ dónde estás? lo llamo, pero no aparece. En el patio trasero se escuchan sonidos raros, pequeños rugidos, gruñidos, como si hubiera perros peleando.¡Athor! ¡Athorr!, tiene que ser él, aquí no hay nadie más.

Son las tres de la mañana, solo, con miedo, los gruñidos se escuchan cada vez más cerca. Me acerco a la puerta del patio, y…¡Athor ! ¡Athor!, ¡ven!, abro la puerta del patio y… ¡Athor!, ¿ qué pasa?¿ dónde estabas? ¿ qué sucede? ¡no veo a nadie! , no escucho a nadie, solo veo a Athor que se esconde en su caseta a toda prisa.

Una noche para olvidar, ¿un sueño? Quizás.

A la mañana siguiente voy a ver a Athor, ¡hola amigo!, ¿ cómo estás ?

¡Por dios!, ¿ qué te ha pasado? Tenía todo el cuerpo lleno de sangre, trozos sin piel, mordeduras.

Algo si que sucedió.