160. LICOR DE MELÓN
Sofia Cuervo | Soui

De todas las relaciones que tuve en mi vida, mi ultimo novio fue definitivamente la más fuerte. Supongo que por eso nunca imaginé que iba a terminar de la manera en que decidió que termine. Y digo “decidió” porque el corte fue el ejemplo más claro de toma de decisiones unilateral que experimenté en mi vida.
Así fue como entonces, recién llegada de Animal Kingdom, me senté en el sillón cama a leer un mail que me había mandado Novio. Me podía considerar una mujer soltera.

Supongo que la conversación, bastante cargada de lagrimas, que tuve que compartir con mi madrastra, mis hermanastras y mi padre en el monoambiente de Orlando surtieron algun tipo de efecto porque cuando volví de esa ciudad “tan mágica”, tenía novio nuevamente.

Mientras lo esperaba en casa, recibí un mensaje de él: soui, me siento mal. Quiero cortar. Ya le avisé a tu amiga. Está yendo a tu casa.

Me había ganado la lotería. Se había tomado el trabajo de mandar a mis amigas a mi casa, en vez de presentarse él mismo. Durante un rato no supe si reirme o llorar: fui dejada con un mail en disney, volví por skype, y me volvieron a dejar una semana después por mensaje de texto. O mi vida está auspiciada por Movistar y su nuevo plan 4G o yo ya no se.
Pero toda buena comedia tiene que tener un buen remate. Y mi vida amorosa, es la madre de las comedia.
Despues de un par de horas en los que redacté algunos mensajes intimidantes, el sujeto decidió apersonarse. Solo tenía una pregunta que hacer que dejaré asentada de manera literal:
QLH: ¿Por qué?
(ex)N: Es fácil. Imaginate que a vos te ENCANTA el licor de melon. Tomas todo el dia y toda la noche licor de melon pero llega un día en que tomaste tanto licor que te das cuenta que vas a vomitar. ¿Qué hacés, seguis tomando licor aunque te encanta pero que sabes que si lo vomitas nunca mas lo vas a poder ni oler, o te pasas al gin por un rato?

Decidí interpretar esa pregunta como una frase retórica. Al cabo de unos segundos, él prosiguió con su elevada alegoría.
(ex)N: Claro! Te pasas al gin! A nadie le gusta vomitar. Entendes ahora porque?

Mi precario instinto de supervivencia me obligó a bajarme aún sin tener claro qué era lo que había sucedido.

Días depués, cuando le hackie su cuenta de Facebook-lo siento- descubrí que (ex)Novio estaba con otra. (ex)Novio tení un gin. En ese momento lo entendí.

¡Si solo lo hubiese sabido antes! 21 años pululando por este planeta como ser humano, cuando en realidad yo era un Licor de Melon! Yo no era Sofia, yo era un líquido verde en una barra. Yo era lo que se toma a los 15 con un poco de sprite y sin hielo. Yo era una bebida peligrosa, de esas que causan vomitos.

Imaginen mi felicidad. Mucho más facil ser licor de melón que una adolescente llena de sentimientos.