METAMORFOSIS
Marta Reina Gómez | Areté

4.7/5 - (31 votos)

Durante mi corta vida, había sido una niña que no tenía nada, no tenía familia ni amigos, vagaba de una casa de acogida a otra, de un colegio o instituto a otro, pasando un infierno en todos ellos, mientras, se acercaba mi mayoría de edad que me libraría de años de sufrimiento, pero los cuales pude aprovechar para poder prepararme para mi futuro, ¿o no?…

Pronto cumpliría 18 años y por primera vez sería libre. Estaba feliz porque podría empezar a realizar mis sueños, viajar y empezar una nueva vida fuera de este pueblo que no me quería y no me trataba bien.

La noche previa a mi decimoctavo aniversario, me llegó una carta que parecía muy antigua y amarillenta, casi quebradiza, en la que solo estaba escrita una palabra: METAMORFOSIS.

Si, a partir de mañana todo cambiaría, me transformaría en esa bella mariposa con todo un inmenso cielo por descubrir.

A la mañana siguiente, me desperté extraña, no podía moverme, me sentía pesada, mojada… Poco a poco, como pude me bajé de la cama, arrastrándome como podía, hasta llegar al espejo. Se me estremeció todo mi blando cuerpo, horrorizada. El reflejo me devolvía una imagen monstruosa y horrible. Me había convertido en una babosa.