549. MI MATERNIDAD ECOLÓGICA
Agnès Ortega Pérez | Agnès Ortega

Antes de ser madre tenía clara ciertas cosas, quería procurar una educación en valores ecológicos, en respeto y en apreciar las maravillas de la vida. Sin embargo después de dar a luz las cosas cambiaron mucho. Todavía creía mucho más en llegar a un punto de sostenibilidad en la crianza y que el mundo se viese lo menos afectada por ella.
Empecé por dar el pecho, me convencí de que era la mejor manera de alimentar a mi recién nacida, desechos cero, preparado al momento y en el mejor envase para dar cariño, amor, cercanía y alimento. Estaba orgullosa de la opción elegida. Y uno de los mejores descubrimientos que entonces hice y que sigo utilizando es la copa menstrual, pasé de estar incómoda con la regla a disfrutar mi cuerpo durante los días de sangrado.
Fue en mi segunda maternidad que fui más allá, quería que los residuos de mi maternidad se disminuyesen al máximo, así que pasé por la utilización de pañales reutilizables, los protectores de pezón para evitar que la leche llenara mi ropa también los utilicé de tela. Fue un gran avance. Sustituí toallitas desechables por las de tela. Y la verdad fue un gran cambio. Reconozco que tuve que organizarme para lavar más a menudo lo que se manchaba, lo asumí de buen grado.
Y quiero destacar otra gran aventura, empezar con una alimentación más cercana, más saludable y con menos envases. Pasando a entender qué es lo que nuestro cuerpo necesita en cada momento y conectar con la naturaleza para nutrirse y estar en equilibrio. Así que empecé a hacer pan, galletas, bizcochos, comidas más elaboradas, y poco a poco fui sustituyendo los alimentos procesados industriales por los propios. Aumenté la incorporación de frutas y verduras a la dieta. De esto sí estoy muy orgullosa, de conocer los alimentos qué hacen y qué beneficios aporta.
El uso de cosméticos y medicina natural es un tema que estoy experimentando día a día. Un jabón natural hace que mi piel y mi cabello estén limpios, siento la vitalidad. Y en cuanto a aceites naturales y aceites esenciales he encontrado una comodidad para reestablecer cualquier problema de mi cuerpo, de mi hija y de mi hijo, pudiendo cuidar el cuerpo y a la vez el planeta.
En resumen me gusta mi maternidad, siendo consciente de que cada paso que doy voy aprendiendo, acompañando y cuidando mi alrededor.