MI PRIMER AMOR
Mercedes Simon Torres | MIMI

3.4/5 - (5 votos)

¡Clin-clin !

¿Un mensaje a estas horas?,¿ Qué horas son estas de escribir?

¡Con lo que me ha costado coger el sueño!

No pienso ni mirarlo, que se espere a mañana.



Cierra los ojos y vuelve a dormirte, solo quedan tres horas para que suene el despertador.

Da igual lo que sea, puede esperar, y no, no son horas de escribir a nadie. Me niego a leerlo.



Quizás es importante ¿no?, quien va a escribir a estas horas si no es por algo importante.

De acuerdo, lo leeré rápido y responderé más tarde. Abro y cierro los ojos rápido, y vuelvo a mi sueño.



¡No puede ser!



¡No puedo creer que sea ella!



Llevo meses esperando este mensaje, y llega así, de repente y a ¡estás horas!.



Hemos hablado mucho los últimos meses, aunque bueno, sinceramente he hablado yo prácticamente todo el tiempo. Sabe todo de mí. Y ahora que lo pienso tranquilamente, yo sé muy poco de ella.

Y a pesar de eso, no puedo parar de pensar en ella, no puedo sacarla de mi cabeza, y solo me puedo imaginar a su lado.



¿ Y si no le gusto?, y si precisamente después de tanto tiempo, al verme pone una mueca rara. Seguro que me daré cuenta si no soy lo que esperaba.





Desde que leído el mensaje hace unas horas, ya no he podido dormir, no he parado de temblar, de sudar, y darle mil vueltas a mi cabeza.

Tengo nervios, emoción, miedo, alegría y todo al mismo tiempo.



Es increíble que no nos hayamos visto aun en persona, pero sí, lo sé con toda certeza, no puedo negar que estoy en una situación de enamoramiento absoluto.



¿ Debo llevar algo, algún detalle?, ¿ Está bien comprar algo el primer día o quizás es mejor esperar y primero conocernos?

No sé que hacer, solo quiero que sea perfecto.



Creo que he leído más de quince veces el mensaje, y sí, está es la dirección correcta. Supongo que he llegado muy pronto, pero no podía esperar más tiempo en casa, sabía que si continuaba allí, los nervios serían aun peores.



La verdad que hay mucha gente aquí, todo es baste caótico, pero yo sé que cuando la vea sabré que ella.



¿ Por qué tarda tanto?, los segundos me están pareciendo siglos y no aparece nadie.

He empezado a andar sin sentido de un lado a otro, pero lo único que estoy consiguiendo es que los nervios se multipliquen.



Parece que se acerca alguien a mí.



Disculpe, ¿es usted Mercedes?



Sí, si, soy yo, claro que soy yo.



Adelante, ya puede pasar a la habitación y abrazar a su preciosa sobrina Mila, creemos que la está esperando desde el primer segundo en el que nació.