MI PRIMERA CITA
ANNA CLAUDIA ARRUFAT TRAVER | ANNA CLAUDIA

4.7/5 - (3 votos)

Se despertó emocionada. Hoy era el día. Había estado postergándolo mucho tiempo, pero por fin había puesto fecha. Ordenó la casa y se fue a comprar. Primero al Corte Inglés. Estaba dispuesta a preparar una cena a la altura de ser publicada en una revista de interiorismo. Un mantel de lino beige, un candelabro de vidrio morado a conjunto con una vela alta roja, unas copas de diseño de un vidrio tan fino que temía que no llegaran de una pieza a casa, servilletas de lino blancas con una cenefa ondulante roja y una tabla de madera para poner una selección de quesos que pensaba comprar. Lo siguiente que hizo fue ir a la peluquería. Un lavado, secado y peinado después mandó fotos a sus amigas. “Estás guapísima”, “disfruta mucho”, “qué bien te quedan las ondas, deberías hacértelas más”. De camino a casa se empezó a sentir muy nerviosa “qué estoy haciendo”, “menudo dineral me estoy gastando”, “no vale la pena”. Entró en un centro de belleza y se dio un masaje. Igual tendría que haberlo pensando antes, porque las ondas se le habían quedado un poco raras. Pero estaba relajada y contenta otra vez. Compró queso, conservas y pan de una tienda gourmet del barrio. El plato principal iba a ser salmón al horno macerado con pasta de miso blanco y mantequilla, acompañado de unos encurtidos de cebolla y ajos tiernos. Últimamente hacía mucho ese plato que le enseñó su prima y le salía riquísimo. Se estaba acercando la hora de la cena y se puso a leer un libro de los muchos que tenía olvidados por falta de tiempo. A las 21:00 hizo la cena, encendió la vela, puso música y cenó sus delicias gourmet. Mandó fotos a sus amigas y las animó a probar la experiencia.